olemenews.com

Ciência

En imágenes, la proporción del iceberg que se desprendió de la Antártida

Share
Ampliar     
            
                    La evolución de la barrera Larsen C es seguida de cerca con satélites y expediciones

Estaba compuesta por tres barreras que ocupaban distintas partes de la costa; las distintas porciones de hielo han sido denominadas por investigadores como Larsen A, Larsen B y Larsen C.

Según el Centro de Datos sobre la Nieve y el Hielo de Estados Unidos, los colapsos más recientes en las plataformas de hielo guardan relación con el calentamiento global, tanto en el Artico como en la Antártica.

El hielo supondrá más riesgo para los barcos. El rumbo del iceberg dependerá de la simetría de lecho marino o los accidentes geográficos submarinos.

El hielo de la parte interior estará expuesto a temperaturas más cálidas lo que provocará que se derrita con mayor facilidad. La comunidad científica, sin embargo, discute el progreso futuro de Larsen C una vez separado de su barrera de hielo.

Este proceso demora meses, años.

Cuando esto sucede, el volumen del glaciar desplaza grandes volúmenes de agua a su alrededor, con la previsible consecuencia de la elevación de los niveles del mar. Esto ya ha sucedido anteriormente, por ejemplo, en el caso del glaciar Fleming entre 1966 y 2015.

En este sentido afirmó que no se puede apuntar en totalidad donde va a terminar el témpano, "ahora está a la deriva pero no se puede pronosticar, no sabemos dónde va a terminar, no sabemos si se va a desintegrar" dijo. Cuando se desmembra la situación empeora, porque desde la superficie es difícil estimar cuánto hielo hay sumergido bajo el agua.

El iceberg de 6.500 kilómetros cuadrados, el más grande de la historia, que se desprendió ayer del segmento Larsen C de la Antártida, no tendrá movimientos "significativos".

Una vez que abandone el continente antártico representará un peligro para los navegantes de acuerdo al grado de fragmentación que experimente: menos desmembramiento significará piezas más grandes, más visibles. Su impacto sería dramático: reduce la temperatura y transforma las corrientes. Por si fuera poco, el iceberg tiene entre 200 y 600 metros de grosos.

En declaraciones a la prensa, el ministro de Defensa de Chile, José Antonio Gómez, aseguró que la mole blanca de 5 mil 800 kilómetros cuadrados, se mantendrá en su ubicación por lo menos hasta el mes de septiembre.

Share